Sobre mí

Entiendo que ya que has elegido entrar aquí además de saber que me dedico profesionalmente a la sanación puedas querer conocer algo un poco más personal de mi, pero para poder satisfacer tu natural curiosidad y contarte algo verdaderamente representativo de mi desde un punto de vista espiritual tengo que remontarme muy atrás, a tiempos muy remotos, en los que para poder concentrarme en el crecimiento y la evolución de mi propio amor decidí separarme conscientemente del Amor universal y tomar conciencia individualizada como alma, razón por la cual elegí tomar aspecto físico y tener numerosas vidas .

A lo largo de mis muchas reencarnaciones , unas en otros lugares del universo y otras en este planeta a través de experimentar la ilusión de realidad de esta dimensión de apariencia material jugando el juego de energías caracterizado por la dualidad y polaridad he explorado todo el registro de experiencias humanas a través de encarnar como hombre y como mujer y desempeñar muy variados roles para poder así comprender la realidad desde distintos ángulos. Todas estas experiencias, desafíos y contrastes me han permitido realizar un significativo aprendizaje y lograr un desarrollo integral.

El camino hasta aquí no ha sido nada fácil, en cierto momento de este periplo espiritual multidimensional llegué a tener la falsa percepción de estar separado del Amor, de sentirme abandonado por él, dado que con el transcurso del tiempo había olvidado que fue por amor que me “separé” de la Unidad, lo que me llevó a preguntarme si había cometido un error al hacerlo. Tras muchas existencias extraviado en la inconsciencia y la oscuridad tratando de encontrar el camino a casa logré nuevamente recuperar el nivel de conciencia permanente de ser amor y sentirme amado inherentemente.

Refiriéndome ahora en concreto a la presente existencia además de ocuparme de mi propio desarrollo espiritual he elegido hacer mi contribución a los demás a través de ser un canal de manifestación de la energía sanativa, es decir, un sanador. Debo matizar que en realidad mi determinación de serlo, mi vocación, procede de experiencias que me sucedieron en pasadas existencias, tiene que ver con el hecho de que a lo largo de muchas vidas fui testigo del sufrimiento humano en sus formas más crudas, y me estoy refiriendo aquí tanto a mi propio dolor especialmente presente en varias existencias como al dolor ajeno, al sufrimiento que se causaban las personas a sí mismas y también a otros por inconsciencia o falta de asunción de su responsabilidad. Estas vivencias dejaron una profunda impresión en mi alma, una huella indeleble que despertó en mi la empatía y la compasión y por ende el espíritu de servicio y esta es precisamente la razón por la que elegí en esta existencia poner mi capacidad de acceder al potencial de mi alma y manifestarlo a través de mi al servicio de ofrecer asistencia espiritual a otras almas necesitadas .

Pero considerando retrospectivamente este asunto debo decir que el hecho de que haya elegido hacer un papel de servicio no es en realidad algo nuevo en mi dilatada trayectoria espiritual, sino la continuidad de otros roles de esta misma naturaleza que he realizado ya anteriormente en otras vidas contribuyendo a la expansión de la conciencia de otros, y por tanto a la conciencia colectiva, compartiendo mi vibración espiritual de distintas maneras, como por ejemplo profesor y chamán.

Traté inicialmente de canalizar mi inquietud de ayudar a los demás por medios convencionales, es decir, a través de comenzar a estudiar la carrera de medicina, pero en su ecuador me vi obligado a dejarla a un lado y tomarme una larga pausa para atender mi propia problemática personal que reclamaba de modo apremiante e insistente mi atención. Durante este periodo de tiempo en que comencé a realizar por primera vez tareas de introspección y autosanación de modo consciente a la hora de solicitar ayuda externa para atender mis necesidades sanativas las terapias orientales y energéticas mostraron una eficacia definitivamente muy superior a la que obtuve cuando recurrir a la medicina convencional, ello contribuyó de forma decisiva a reorientar mi rumbo profesional y cuando posteriormente retomé nuevamente mi actividad formativa lo hice esta vez en el campo de la medicina tradicional china, a cuyo estudio dediqué muchos años. Entretanto sabía positivamente que poseía determinadas habilidades psíquicas y experimentaba con las energías sutiles de distintas formas , pero debido entre otras cosas a que mi atención estuvo inicialmente más centrada en modalidades terapéuticas más formales, me llevo tiempo ser plenamente consciente de mi extraordinario potencial espiritual y reconocer formalmente que por encima de todo era un sanador.

Aunque te he contado ya algunas cosas de mi que considero relevantes, hay algo más que deberías también saber de mi y es que en realidad tanto en lo referente a mi desarrollo espiritual, como a mi formación como sanador e incluso en mi labor sanativa nunca he estado solo, sino que he tenido y tengo guías espirituales que me han acompañado a lo largo de todo el camino incluso cuando no era consciente aún de su existencia y no podía aun sentir su amorosa presencia o comunicarme con ellos y que han jugado un papel decisivo en mi vida, han sido sin ningún género de dudas las “personas” más entrañables y significativas de mi vida, lo más preciado.

Me siento muy honrado de haber tenido distinguidos mentores en otros planos de realidad, entre los que quiero destacar a mi guía principal, cuyo apoyo fue particularmente decisivo en mi infancia, una etapa extraordinariamente difícil para mi, que ha estado siempre a mi lado a lo largo del camino en estrecho contacto conmigo ayudándome a afrontar los retos más difíciles de mi vida y a encontrar mi verdadera identidad y la confianza en mí mismo para vivir con arreglo a mis valores, aunque ello implicara llevar un estilo de vida nada convencional. Pero quiero mencionar también a otros guías adicionales que acudieron cuando los necesite y me acompañaron en determinadas etapas de mi vida enseñándome a comprender en profundidad el mecanismo de creación de la realidad, ayudándome a ser consciente de determinados aspectos limitantes de mi mismo que subyacían inadvertidamente en mi subconsciente y aconsejándome la mejor forma de trabajarlos y también a subsanar los serios inconvenientes que me causaban mis capacidades intuitivas.