Transcurso de la sesión

Si esta es la primera vez que tienes una sesión conmigo entiendo que antes de participar en ella sientas curiosidad por saber de antemano como discurre en líneas generales o que papel juegas en ella, algo que por otra parte tiene también su utilidad desde un punto de vista sanativo puesto que te brinda la posibilidad de hacer una mayor aportación a tu propio proceso y te permite además beneficiarte en mayor grado de la ayuda que se te ofrezca a través de mi. Por tal motivo te describiré a continuación los aspectos más relevantes de una sesión individual típica en el formato online que empleo para que puedas ubicarte en este particular contexto sanativo, dejando para más adelante cuando realice también sesiones presenciales el añadir también una descripción del modo en que se desarrollan estas, que difieren algo en su planteamiento.

Mientras lo haces te iré conduciendo sin que te des cuenta a un espacio muy dentro de ti donde los asuntos de tu vida cotidiana quedan en un segundo plano y puedes tener un grado mucho mayor que el habitual de intimidad con tu realidad profunda y a la vez con tu esencia y tus guías que estarán arropándote en un momento tan especial, y en el que por descontado estarán también mis homólogos ofreciendo su valiosa colaboración.

Dejando a un lado el importante papel de estas entidades espirituales , un primer aspecto que quiero destacar es que la actividad de modificación de tu realidad en un sentido favorable que pueda tener lugar durante la sesión no es debida solo a la influencia beneficiosa que ejerzo sobre ti a través de distintos medios. Lejos de ser un mero receptor pasivo de mis cuidados tienes capacidad real para colaborar o interferir en mayor o menor grado en tu sanación con arreglo a las actitudes que adoptes.

En lo referente a las formas en que puedes colaborar, en primer lugar debes estar dispuesto a soltar cualquier pose que emplees para disimular lo que te ocurre y renunciar a seguir empleando los mecanismos defensivos, basados en el control de tus sentimientos y la distorsión perceptiva, con los que te proteges de tu malestar y mostrarte vulnerable, permitiéndote sentir y expresar libremente lo que te va sucediendo. Entiendo que sentir en su verdadera dimensión el malestar implicado no es agradable pero de ello se derivan importantes beneficios : establecer un contacto más pleno con esa parte de posibilita que conozcas mejor la actividad mental y emocional involucrada ,  incrementa la accesibilidad y receptividad a la ayuda propiciando la consecución de un mayor grado de sanación, libera el exceso de tensión acumulado y facilita su manejo tras la sesión. En todo caso puedo asegurarte que estaré contigo, y que no vas a estar en esta ocasión en calidad de mero sufridor.

En segundo lugar, lograr una mayor consciencia de lo que te sucede requiere apertura y flexibilidad de mente y corazón para poder desidentificarte de tus actuales creencias sobre tu problema y revisar su validez y también la de las actitudes con las que lo afrontas, y poder incorporar aspectos de ti mismo olvidados o ignorados requiere tomar en consideración cosas que puedan diferir de entrada de tu autoconcepto o imagen de ti mismo que tienes o de la idea previa de lo que crres que sucede y estar dispuesto a modificar tu punto de vista si fuera necesario . Ten en cuenta que tu autoconocimiento es limitado, que lo que crees saber puede no ser del todo cierto y que lo que tuvo validez en el pasado puede no tenerla ya.

No siempre te resultará fácil actuar con arreglo a lo mencionado en estos puntos puesto que a medida que profundicemos y lleguemos a tus zonas más sensibles es natural e inevitable que puedan reactivarse involuntariamente tus defensas y por otra parte a pesar de tu buena voluntad te costará en ocasiones reconocer y aceptar tu verdad en algún aspecto y alinearte con ella, tan solo quiero que seas consciente de la necesidad de actuar así y generes una predisposición favorable en este sentido.

Una última forma en la que también puedes colaborar es consultándome cualquier cosa que te preocupe o cuya comprensión o manejo entrañe particular dificultad, ello evita que actue como un factor limitante para tu sanación ; uno de los motivos por los que la sesión no sigue un guion prefijado es justo para que participes y hagas tu aportación. Aunque tengo la capacidad de detectar intuitivamente por mi mismo tus principales puntos de bloqueo y tus necesidades, y puedo emprender acciones por iniciativa propia para señalarte su existencia e invitarte a explorar su contenido e incluso atenderlas directamente, te agradezco de todas formas que me mantengas al corriente de esto para poder atender tus necesidades de modo aún más personalizado.

En lo referente al contenido de la sesión, aunque obviamente dedicaremos la mayor parte del tiempo a tratar en profundidad los distintos aspectos y niveles de tu problema principal, podemos también eventualmente dedicar un rato por iniciativa mia o a propuesta tuya a abordar también cualquier otro asunto que pueda tener un efecto perturbador sobre ti o pueda estar bloqueándote.

En lo tocante al tipo de relación entre nosotros, a pesar de que posea conocimientos y destrezas especializadas no me escudo para nada en mi estatus profesional, en una pretendida autoridad en virtud de mi competencia técnica o desenvoltura espiritual, por lo que se establece realmente en un plano de igualdad, lo que tiene ya de entrada un efecto empoderador para ti. Dado que por un lado, independientemente del nivel de conciencia de cada uno, ambos estamos inmersos en un proceso evolutivo, y por otro lado aunque yo soy terapeuta tu posees a tu vez un gran potencial de autosanación interno del que puedes servirte conscientemente puesto que dispones asimismo de la capacidad de conocer y evaluar lo que te ocurre y responder tomando medidas apropiadas para autoayudarte, y tienes además capacidad de aprender de modo que puedes adquirir nuevas competencias que pudieras precisar, no puedo sino considerarte un colaborador sanativo, un coterapeuta.

Por último, quiero señalar que no es aconsejable que tomes notas durante la sesión porque ello puede interferir en la actividad sanativa, pues aparte de restar buena parte de tu atención de la misma pone en juego tus capacidades intelectuales y ello te coloca en un plano mental fuera del nivel de conciencia en el que deberías estar para sacar el mayor provecho de la misma.

Lo habitual es que comiences describiéndome de forma muy sencilla e informal el aspecto de ti que te incomoda y que quieres mejorar en un grado aún por determinar.