Aclaración adicional

Aunque debido a la laguna jurídica en que se encuentra la S. Espiritual , al igual que el resto de medicinas tradicionales y complementarias , como consecuencia de su sempiterna falta de reconocimiento oficial y formal como disciplina y profesión de salud , y la consiguiente ausencia de una política nacional sobre la regulación y ordenación jurídica de su práctica o ejercicio  profesional no se haya establecido aún un marco normativo específico que , entre otras cuestiones , delimite su ámbito de funciones y competencia , el hecho de que sea una actividad sustentada en un paradigma particular y claramente diferenciada de las demás existentes en todos los aspectos conlleva de modo natural que tenga el suyo propio .  Por otra parte , aunque es inevitable que su campo de intervención se solape un poco con el de otras sistemas médicos o disciplinas curativas debido al hecho de que este tipo de terapia presta sistemáticamente una atención integral , a todos los niveles de la persona , aún en estos casos en los que comparte en cierto modo ámbito de actuación quiero aclarar que en lo fundamental la sanación aborda y trata siempre a su particular manera , conservando siempre su identidad y características propias en lo referente al enfoque , la forma de trabajo y los medios terapéuticos de los que se sirve .

Ello significa que cuando realizo las actividades propias de mi labor mediante el empleo de conocimientos , destrezas y habilidades específicas adquiridas en mi formación inicial y perfeccionadas ininterrumpidamente , que me capacitan y cualifican como cuidador especializado en este campo y observando además los valores y principios, y normas de conducta inherentes a mi profesión (unos universales y otros específicos de mi disciplina) actúo legítimamente y no estoy en modo alguno tratando de suplantar las funciones de otros profesionales .

Pero de todos modos , voy a hacer unas puntualizaciones para deslindar inequívocamente mi ámbito profesional al menos del de otras dos modalidades terapéuticas más ortodoxas , como son la Medicina alopática y la Psicología para evitar así cualquier posible malentendido . En lo referente a la medicina convencional , aunque ya de entrada es muy evidente que hay diferencias muy marcadas con ella en aspectos primordiales, como son entre otros la naturaleza y constitución energética y multidimensional del ser humano , el enfoque holístico , el tipo de procedimientos diagnósticos y curativos empleados y el objetivo que se pretende lograr con ellos , y el importante papel que desempeña el propio interesado en su recuperación habida cuenta de que en la salud influyen de forma determinante , entre otros factores , las creencias y actitudes personales .

Pero lo cierto es que si analizamos el asunto en profundidad incluso lo posibles aspectos de similitud  que parecen existir con el sistema médico reinante son tan solo aparentes . De hecho el término “energía sutil ” no es exactamente equivalente o equiparable al concepto de energía de la física en el que se expresa el potencial de membrana de reposo y de acción de las distintas células ni totalmente equiparable al nucleótido trifosfato de adenosina (ATP) , molécula que la biomedicina considera la fuente de obtención de energía para la realización de los diversos procesos y actividades psicofisiológicos del organismo . Por otra parte , aunque la medicina reconoce la existencia de un débil potencial bioeléctrico en las membranas celulares (potencial de membrana y potencial de acción)  y  asimismo de un campo electromagnético humano , susceptibles ambos de ser medidos , la afinidad de estos fenómenos con el campo bioenergético tal y como lo entiende la sanación es muy limitada , puesto que en primer lugar no reconoce la existencia de otros varios cuerpos sutiles además del cuerpo físico , ni tampoco considera que el citado campo juegue un papel extraordinariamente relevante como soporte estructural y de la actividad fisiológica de este último ni que su estado y calidad funcional determine el nivel de salud . Finalmente tampoco ve en él potencial terapéutico inherente suficiente  como para que la totalidad , o al menos la mayor parte de la actividad terapéutica que desarrolla , gire fundamentalmente en torno a su modificación deliberada para ejercer a través de ello una significativa y especifica  influencia beneficiosa .

En lo relativo a posibles semejanzas con la Psicología como disciplina , aunque que el cometido de la S. Espiritual incluye también atender entre otras la vertiente psicológica y, en consecuencia , ejerzo un importante influencia beneficiosa a este nivel quiero dejar meridianamente claro que mi quehacer en este sentido no tiene nada que ver en su naturaleza con la forma en que lo hace un tratamiento de psicoterapia típico o estándar y de hecho los enfoques y los procedimientos que empleo no son los propios de ese tipo de intervención , además ser capaz de realizar debidamente esta labor altamente especializada requiere una capacitación que un psicólogo no obtiene a través de su formación . Es algo que durante mi labor terapéutica llevo a cabo de 2 formas distintas y a la vez complementarias . En primer lugar realizo un trabajo energético sobre el cuerpo etérico que entre otras cosas afecta muy positivamente a los planos mental, emocional y espiritual , y en segundo ofrezco dirección y asesoramiento espiritual , aspecto que forma parte inseparable tradicionalmente y de modo secular de las funciones de un sanador , desde muchísimo  antes de que la Psicología se escindiera de la Filosofía y naciera como ciencia o  disciplina formal independiente .

Refiriéndome ahora a esta última modalidad de intervención cognitiva quiero señalar que difiere en realidad mucho cualitativamente de la realizada por un psicólogo en lo tocante a la metodología que empleo , puesto que la lectura continuada en la que te ofrezco información y orientación sobre tu condición es realizada en un estado modificado de conciencia . Pero también , en lo referente al alcance y objetivo de mi labor , porque aunque trabajo también a nivel de tu personalidad para fomentar los aspectos, cualidades y valores genuinos y también subsanar los posibles aspectos perjudiciales o disfuncionales de distorsión , obstrucción y restricción que han causado el problema en cuestión o bien impiden su sanación , mi labor va en realidad mucho más allá . Lo que pretendo principalmente es desarrollar , hasta donde sea posible , la conexión y alineamiento de la personalidad con el alma , para convertirla progresivamente en un verdadero vehículo de expresión y realización de tu naturaleza divina , pasando así de una conciencia más o menos equilibrada identificada con la personalidad , un limitado constructo mental relacionado mayormente con el ego como identidad , a otra transpersonal más expandida y evolucionada y por tanto con mayores posibilidades centrada en el alma como verdadero Yo . No promuevo pues una mera maduración psíquica , sino también y sobre todo espiritual .