Nivel de dificultad

Dejando a un lado la natural incomodidad causada por tu sintomatología , llevar a cabo la parte de transformación psicológica y espiritual interior que corresponde hacer necesaria para realizar cambios significativos en los aspectos involucrados y posibilitar la obtención del grado de sanación que pretendes puede suponer en algunas etapas cierto nivel de dificultad , incomodidad , trabajo o esfuerzo . La dificultad real que entraña es variable con arreglo a la importancia del problema y la etapa del proceso de sanación , estando relacionada con varios factores que describiré a continuación , mientras que la sensación de dificultad que pudiera experimentarse es algo muy subjetivo que depende sobre todo del grado de madurez , de hasta qué punto la parte adulta de la personalidad está desarrollada y realmente presente y disponible para hacerse cargo de todo .

La que supone renunciar gradualmente a los mecanismos de defensa que se utilizaban y ponerse en posición de vulnerabilidad , para poder acceder a los sentimientos displacenteros involucrados en el problema y tras conocer la situación real  permanecer luego presente en el foco del malestar o dolor aceptando y viviendo plena y conscientemente todas y cada una de las vivencias que surjan sin evadirse y sin juzgarse , para así poder sanarlas . A lo que hay que añadir la dificultad generada por la posible falta de buena voluntad , es decir de disposición favorable para llevar a cabo en cada momento justo lo que proceda hacer para avanzar en el proceso de restablecimiento de la salud.

La realización de las tareas de renovación interna pertinentes requieren cierto trabajo , entendido como el empleo de tu capacidad creativa conscientemente para realizar actividades específicas de carácter beneficioso , del tipo de autoobservación e indagación , cuestionamiento del modo de funcionamiento habitual , adquisición de nuevas cualidades y competencias y en suma aprender a emplear en mayor grado el propio potencial psicoespiritual para trascender así el problema , e incluso esfuerzo en las fases en que debas realizar esta tarea contra tu propia resistencia interior al avance

Ciertos aspectos de algún proceso sanativo , o fase del mismo pueden poner a prueba la tolerancia a la frustración , la paciencia y también la perseverancia , puesto que el intervalo de tiempo necesario para que lo que se va haciendo acabe plasmándose en resultados podría alargarse en algún caso más de lo previsto porque la persona ha infravalorado la importancia o complejidad de su problema de salud. Por otra parte , al tratar procesos de larga evolución los resultados pueden tardar en aparecer y habrá alguna etapa sanaciones profundas en que no haya una correlación inmediata entre los desvelos y los resultados que se obtienen lo que puede desanimar un poco y requerir generar motivación interna para continuar promoviendo el proceso y poner en juego cierta fuerza de voluntad para persistir el tiempo necesario en la realización regular del trabajo interior .

La dificultad generada puede tener que ver con renunciar a ciertas actividades consideradas gratificantes por las limitaciones funcionales impuestas por la propia enfermedad o por la necesidad imperiosa de tener que dedicar tiempo de modo regular a realizar tareas sanativas . Pero atender y resolver los aspectos disfuncionales que crean malestar y sufrimiento es realmente la principal necesidad y aunque pueda no parecer una actividad muy atractiva  genera directamente aumento de bienestar profundo y permanente , lo cual no tiene nada que envidiar a la fugaz gratificación que pudiera lograrse a través de realizar otras posibles actividades recreativas o de mera compensación .

Tras explicar los posibles aspectos de dificultad inherentes al propio proceso curativo que pudieran presentarse , quiero mencionar también otros que podrían aparecer relacionados con la adopción de actitudes y estrategias incorrectas en el afrontamiento y manejo del problema . Citaré a modo de ejemplo ilustrativo de un tipo de problema , entre otros posibles , el hecho de tratar en vano de forzar el ritmo del proceso , que puede generar gran sensación de dificultad y frustración puesto que pretender sobrepasar la capacidad de transformación interior es algo irrealizable y los resultados no estarán en consonancia con el grado de esfuerzo que se está efectuando . Por otra parte la enorme presión ejercida resultaría contraproducente y podría paradójicamente ralentizar el susodicho proceso .

El hecho de que haya dedicado la mayor parte de este apartado , con una finalidad informativa , a disertar sobre algunas de las dificultades más comunes que podría tocarte afrontar podría darte la falsa impresión de que estas son enormes y hacer que te sientas abrumado , para contrarrestarlo quiero subrayar categóricamente que el trabajo interior es en general algo asequible que puede llevar a cabo cualquiera que realmente se lo proponga . De hecho , puede perfectamente simultanearse con el resto de actividades cotidianas , dejándose en segundo plano cuando se realiza alguna otra actividad diaria para volver luego de nuevo a retomarse y se pueden además modificar los parámetros del proceso ( tiempo dedicado y nivel de compromiso ) para adecuarlo a las posibilidades y disponibilidad real que se tenga y también para atenuar la sensación subjetiva de dificultad . Respecto a este último aspecto , me gustaría señalar que el ser consciente de la importancia de hacer una aportación personal y el ver esta  como una forma de testimoniar amor hacia uno mismo haciendo algo efectivo por ayudarse  y no como una carga extra pueden contribuir ciertamente a generar una mayor predisposición a involucrarse de buen grado en la tarea , aunque también puede resultar interesante intercalar en alguna etapa en que se encuentre mayor dificultad alguna sesión de terapia para facilitar las cosas .