Expectativas de sanación

En esta disciplina se concede gran importancia a explicar la naturaleza de su desequilibrio con la finalidad de que la persona que recibe atención pueda conocer y comprender mejor lo que le sucede , y pueda decidir responsablemente la cuantía de la contribución que estaríadispuesto a hacer en pro de su propia sanación , y tambien a mantenerle al tanto en todo momento de donde se encuentra en su proceso curativo y del grado en que las actitudes que va adoptando sucesivamente favorecen o no su curación , puesto que está información le ayuda a ser consciente de su situación , puesto que esta información le ayuda a ser consciente de su situación y a decidir cual es su mejor opción  , pero no es costumbre ofrecer predicciones a modo de pronóstico sobre el problema de salud por varias razones que explicaré a continuación .

En primer lugar , anticipar el futuro estado de salud no se considera una necesidad  desde el punto de vista terapéutico . Sí que lo es reforzar los sentimientos de  autoconfianza , de seguridad y protección para reducir así a un nivel aceptable la posible sensación  de vulnerabilidad , miedo y ansiedad ante la situación de incertidumbre transitoria que se vive . Pero ello no se hace a través de adelantar acontecimientos sino directamente a través de verla como un espacio creativo pluripotencial , brindando apoyo emocional , advirtiendo de la existencia de importantes recursos interiores disponibles y capacitando para emplearlos de forma efectiva . Por otra parte , para poder sacar el mayor partido posible de la intervención , toda la atención de ambos participantes  debe estar en el momento presente , puesto que es el único punto de inflexión posible desde el que puede realmente ser renovada significativamente la dinámica psicológica y por ende energética disfuncional con la consiguiente mejora del estado de salud .

En segundo término ,  no se puede estimar a priori , en términos cualitativos o cuantitativos , los resultados parciales que se producirán tras cada sesión individual de terapia , y menos aún prever la posible evolución a lo largo del tiempo o el grado de mejoría que se obtendrá en total tras la realización de un número por otra parte indeterminado de sesiones . La imposibilidad predictiva radica de entrada en el hecho de que la enfermedad y el proceso de sanación son fenómenos biológicos de características singulares , de gran variabilidad en sus manifestaciones , que se desarrollan de forma diferente y exclusiva en cada persona , y no lineales en su evolución y por tanto susceptibles además de sufrir grandes modificaciones en su evolución en sentido favorable o desfavorable (agravaciones o remisiones) desencadenadas por el caracter cíclico del propio proceso enfermizo en sí , por determinados factores concernientes a la propia persona afectada o bien como resultado de una intervención curativa especializada .

En lo referente a esto último , el hecho de que la acción beneficiosa resultante de efectuar un tratamiento sea una variable que no puede preverse anticipadamente tiene también que ver con la circunstancia de que no solo depende de la labor sanativa efectuada por el profesional , sino también en gran medida de las actitudes y autocuidados que se prodigue  la persona que solicita ayuda . De esta última dependen factores que afectan notablemente al grado de beneficio obtenible y cuya cuantía se ignora como lo que realmente quiere lograr , la receptividad a la ayuda ofrecida y la capacidad de respuesta al tratamiento , la magnitud de su futura contribución a su propio proceso , y el número de sesiones que decidirá finalmente ofrecerse  .

Pero la razón principal es evitar fijar arbitrariamente el posible resultado basándose en la dinamica de la enfermedad y  curso de acción actuales del paciente , dejando así siempre abierta e intacta la posibilidad de que éste en cualquier momento pueda reconsiderar su postura y aspirar a lograr un mejor resultado , algo factible siempre y cuando ello vaya acompañado de la puesta en práctica de un mayor grado de interés y compromiso en la realización de la labor transformativa interna . Por otro lado , emitir cualquier tipo de hipótesis predictiva podría resultar contraproducente , puesto que si fuera favorable su efecto reconfortante podría hacer perder de vista el carácter apremiante de la situación en un momento en que lo que procede es implicarse más en el propio proceso , y poner mayor atención y esmero en su cuidado con vistas a aumentar al máximo las probabilidades de curación . Y si la previsión fuese negativa podria convertirse en una creencia limitante que condicione mucho en tal sentido , reduciendo sensiblemente ya de antemano el alcance de lo que terapéuticamente hablando podría ser realmente factible lograr lograr tanto a través del tratamiento como del trabajo interior .