Compatibilidad.

Es inconcebible pretender que una única terapia sea siempre suficiente por sí misma para atender la totalidad de las necesidades involucradas en cualquier tipo de problema de salud . De hecho el tratamiento de buena parte de desequilibrios , lo que se conoce en terminología biomédica por el nombre de “enfermedades” , debido a su severidad o complejidad o al hecho de que resulten afectados varios niveles de la persona a la vez , requieren un enfoque multidisciplinar , lo cual conlleva combinar simultáneamente diferentes modalidades curativas y plantea la necesidad imperativa de que estas sean compatibles entre sí .

Quiero decir a este respecto que mi disciplina por su original abordaje espiritual y por el empleo de procedimientos terapéuticos de naturaleza energética (“tecnología espiritual”) se complementa muy bien con cualquier otro tipo de terapia de las actualmente existentes con la que sea simultaneada , independientemente del paradigma en que esté basada y del enfoque y metodología que pueda emplear , de modo que puede ser usada conjuntamente en combinación con una de ellas sin que ninguna interfiera en ningún sentido y grado en la actividad terapéutica de la otra ni se presenten interacciones entre ellas que pudieran ser consideradas indeseables o nocivas .

Refiriéndome ahora en concreto a la potencial compatibilidad de esta modalidad terapéutica con una terapia medicamentosa , una forma de tratamiento de empleo muy generalizado , señalaré que no hay posibilidad alguna de interacción directa o indirecta que suponga la modificación cuantitativa o cualitativa de su acción farmacológica . La energía sanativa no modifica la estructura química del fármaco ni su biodisponibilidad ni interfiere en su acción , porque no emplea las mismas vías de absorción y modula beneficiosamente los distintos parámetros del sistema energético a través de un mecanismo de acción muy diferente . Por otra parte tampoco modifica su biotransformación puesto que realiza su acción beneficiosa a través de integrarse totalmente , algo posible por su gran biocompatibilidad , por lo que no precisa ser metabolizada y eliminada y tampoco compite con el fármaco en este aspecto . Pero es que además administrarla simultáneamente con alguna de ellas puede ofrecer resultados especialmente beneficiosos. Para ilustrar este punto voy a tomar como ejemplo representativo lo que aportaría la sanación en el caso de una hipotética combinación junto con una terapia medicamentosa , aunque en esencia esto es extrapolable  a otro tipo de combinaciones posibles .

—Posibilita obtener mejores resultados terapéuticos .

El empleo simultáneo de la sanación junto con un tratamiento médico apropiado , lejos de tener posibles repercusiones desfa-vorables que pudieran conllevar una reducción del efecto derivadas de posibles interacciones entre los distintos tipos de procedimientos terapéuticos tiene en realidad consecuencias muy beneficiosas, puesto que se suman las acciones curativas derivadas de ambas disciplinas , logradas a través de mecanismos de acción distintos, de modo que el efecto terapéutico total resultante es netamente superior al ofrecido por cada disciplina terapéutica empleada individualmente o independientemente, y permite beneficiarse de las ventajas derivadas del empleo conjunto de dos paradigmas distintos . En este sentido la medicina alopática , por la inmediatez de su acción , puede ser útil proporcionando una relativamente rápida mejora de la calidad de vida , mientras la terapia de sanación se ocupa de indagar el significado de la enfermedad y revisar y tratar la problemática psicológica  implicada , lo que se traduce en un grado de curación aún mayor .

—Hace una aportación valiosa para remediar deficiencias o limitaciones de la medicina alopática .

Permite subsanar la pérdida de efecto derivada de limitaciones inherentes al reduccionista marco conceptual desde el que parte . El hecho de que la medicina convencional a la hora del tratamiento se ocupe de atender fundamentalmente el aspecto más material del ser total (el cuerpo físico ) dejando a un lado sin cubrir los aspectos subjetivos (psicológicos , espirituales) supone siempre una cierta pérdida de efectividad Aunque este inconveniente no puede decirse que sea precisamente de importancia menor , no impide en general el poder lograr un grado importante de curación ,  en bastantes ocasiones es palmario que este abordaje deja mucho que desear , resulta de todo punto insuficiente para lograr resultados satisfactorios en el tratamiento de distintos tipos de enfermedad ,y por supuesto en ningún caso tiene la consistencia suficiente para lograr una curación integral , lo que se conoce como sanación .

Por su valor terapéutico , por estar centrada en la persona y la prevención de la salud y no en la patología , y el hecho de que por su carácter integral atienda todas las necesidades de la persona y no solo las puramente médicas , ocupándose también de tratar las causas primarias que han dado origen al problema y el sentimiento de malestar psicológico interior involucrado es el complemento ideal en el tratamiento de fondo de cualquier patología , una vez que la medicina alopática ha hecho su aportación y parezca haberse llegado a un techo curativo infranqueable .

—Aminora el riesgo de aparición de efectos adversos asociados a la administración de ciertos medios tratamientos a alopáticos.

Un aspecto de extraordinario interés es que la sanación actúa sobre el aspecto indeseable y potencialmente lesivo de los procedimientos curativos que emplea la medicina alopática disminuyendo su tasa de incidencia y minimizando su impacto , y lo hace de dos formas . La mayor efectividad global lograda por la combinación de ambas modalidades terapéuticas puede traducirse en una mejora significativa del estado de salud y la consiguiente remisión de la sintomatología existente y esta ventajosa situación podría en algunos casos posibilitar el reducir el número de fármacos prescritos para el problema en cuestión , en otros la disminución de  su posología ya que se puede obtener el mismo efecto beneficioso con una dosis inferior a la prescrita anteriormente o incluso en algún caso la retirada completa de la medicación . Todo ello conllevaría la consiguiente disminución del riesgo de aparición de posibles efectos secundarios .

Por otro lado debido al hecho de que sea capaz de eliminar energías nocivas , revitalizar el sistema energético y mejorar y optimizar su capacidad funcional , es capaz de compensar o atenuar en cierta medida los efectos secundarios negativos y las consecuencias derivadas del efecto adverso del empleo de medicamentos o resultantes de la toxicidad de determinados procedimientos médicos que a pesar de su efectividad son muy agresivos (por ejemplo quimioterapia y /o radioterapia ) ,y   afectan además no solo a la parte que se quiere tratar sino al resto organismo lo cual mejora la calidad de vida y ayuda a sobrellevar mejor este tipo de tratamientos.