Efectividad.

A pesar de lo inusual que pueda resultar el que este tipo de terapia tenga un enfoque espiritual ¿y metafísico?, místico, esotérico o paranormal-en el que aparte de los medios técnicos el amor incondicional y la empatía desempeñan también un papel muy relevante , y del hecho de que las evidencias científicas existentes respecto a que ejerza una acción real a través de un genuino mecanismo de acción no sean aún suficientes , en volumen y calidad metodológica , para concluir que está debidamente fundamentada pueda sembrar dudas sobre su credibilidad , no obstante si tomamos como referencia los positivos resultados resultantes de su aplicación  es evidente que se trata de un sistema de cuidado de salud de insospechado valor medicinal . De modo que lejos de ser una terapia simulada o pseudoterapia como algunos afirman gratuitamente , eludiendo la carga de la prueba , posee realmente per se verdadero potencial preventivo y curativo y de hecho su empleo modifica en un sentido positivo el estado y funcionamiento interior del sistema energético/cognitivo tras cada sesión , lo cual deja patente la correlación causa-efecto entre la intervención y la consecutiva respuesta curativa , siendo la acción benéfica o beneficiosa producida profunda , consistente y significativa , y debida mayormente a la labor sanativa realizada con inmediata anterioridad . La capacidad de generar un efecto de tal relevancia está relacionada principalmente con los siguientes aspectos :

—Distintas particularidades o características de su enfoque

Su sólido enfoque en conformidad con la naturaleza intrínseca de la realidad y la propia esencia del ser humano .

Tomar en consideración la naturaleza espiritual significa en primer lugar y ante todo que el sanador se reconoce como alma y accede a su nivel de conciencia unificada como paso previo a la intervención para disponer de su enorme potencial espiritual latente con fines sanativos , lo que constituye en realidad el fundamento de la ulterior actividad sanativa . En efecto , buena parte de la acción beneficiosa tanto en términos de magnitud , cuantía o calidad tiene que ver con el hecho de que son realizados en y desde el susodicho estado de conciencia y empleando los espléndidos recursos procedentes del mismo .Y en segundo lugar conlleva apreciar la presencia de diversos elementos constituyentes de naturaleza inmaterial , anejos al cuerpo físico , que son los que en realidad determinan el estado y nivel de salud puesto que el aspecto físico es tan solo un fiel y más tangible exponente  de su funcionamiento . Ambos hallazgos son de notable interés curativo. El establecer como punto de partida este particular y profundo planteamiento ofrece enormes posibilidades terapéuticas.

El hecho de reconocer y honrar la capacidad de autosanación interna en su verdadera dimensión.

Esta terapia es consciente de que la sanación proviene del interior de la persona , de que ella es su artífice  y de que dispone a tal efecto del correspondiente potencial espiritual que al igual que ha sido empleado para crear las autolimitaciones y desequi-librios que se afrontan ahora , puede ser utilizado también constructivamente para generar otra dinámica más saludable . Por tal razón , además de realizar la labor energética actuando sinérgicamente o de forma conjunta con la capacidad  de autosanación , se destina buena parte de la sesión a ayudar a la persona a hacerse cargo del estado y circunstancias en que se encuentra y a mejorar distintos aspectos de la autogestión de sus procesos internos relacionados con su problema de salud  . De esta forma a la asistencia que esta terapia pueda prestar se suman los recursos que el alma de la persona en cuestión decida por su cuenta proporcionar y su personalidad decida aportar libremente tras tomar conciencia de la necesidad de ello , con lo cual se consigue un total aprovechamiento del potencial terapéutico disponible .

Enfoque terapéutico holístico e integral

Este modelo de atención en salud trasciende la concepción reduccionista , mecanicista y simplificadora característica de la medicina convencional, adoptando un abordaje basado en el hecho de que el ser humano es un complejo sistema autoconsciente constituido además del cuerpo físico por otros cuerpos sutiles ( etérico , emocional . mental , etc ) en estrecha interacción entre sí formando un todo unificado y de que en la génesis y desarrollo de toda afección intervienen además de factores biológicos asimismo otros elementos psicológicos y espirituales de gran importancia. Esto presupone que a la hora de intentar de restablecer la salud no se circunscribe a tratar o atender exclusivamente el aspecto físico de la enfermedad sino a la persona en su totalidad o conjunto . esta terapia brinde un cuidado integral , a través de ejercer un efecto benéfico multinivel , posibilita lograr una mayor eficacia terapéutica que si solo se ofreciera atención a un solo aspecto de la persona , el físico  .

 Desde un punto de vista psicológico , se emplea un enfoque integrativo-inclusivo y transformador.

Dejando por el momento a un lado la labor puramente energética , esta terapia emplea en el afrontamiento de la problemática implicada un enfoque inclusivo en el que la enfermedad y sus síntomas , aceptados y vividos conscientemente y desentrañando su significado , son  considerados un valioso aliado terapéutico .Este tipo de estrategia terapéutica se sirve del o de los desequilibrios presentes que se quieren corregir como trampolín para ayudarse a trascender el viejo nivel de conciencia , y en consecuencia pretende superarlos mediante la modificación deliberada y selectiva en un sentido positivo de actitudes y creencias disfuncionales y limitantes  , así como un adecuado manejo y procesamiento emocional , que además de producir una mejora directa a nivel psicológico son capaces también de afectar beneficiosamente a las funciones fisiológicas alteradas .

Hace hincapié fundamentalmente en erradicar las causas profundas de los desequilibrios existentes .

La S. Espiritual , sin desatender la sintomatología porque ocuparse de ella reduce las repercusiones desfavorables de la en-fermedad y crea mayor bienestar durante el proceso y por tanto mejores condiciones para hacer el trabajo interior pertinente  , presta una atención preferente a descubrir y tratar la causa primaria del problema de salud , que aunque puedan intervenir también otros factores externos coadyuvantes que actúen como desencadenantes o agravantes , es en último término siempre endógena . Así que además de rectificar las correspondientes desequilibrios o perturbaciones internos subyacentes presentes en la anatomía y fisiología sutil , trata a su vez los aspectos disfuncionales de la conciencia que han dado lugar a los mismos a través de transformar los aspectos psicológicos y liberar el dolor emocional existente , lo que posibilita lograr una sanación total y  definitiva del problema , evitando más adelante sufrir nuevamente inconvenientes del mismo tipo . 

—La actividad sanativa intrínseca de los medios terapéuticos empleados .                                                                                                         En primer lugar  se vale de la conciencia del alma para curar y esta por su naturaleza espiritual no está sujeta a las limitaciones “humanas” de la conciencia ordinaria , por lo que por un lado tiene un enorme potencial creativo , de transformación y manifestación y gran versatilidad aplicativa , lo que la hace idónea para ser empleada con fines curativos . Por otra parte y por la misma razón  , conserva intacta y sin merma su capacidad sanativa a lo largo de toda la vida , por lo que es factible una sanación de la mayor magnitud a nivel mental , emocional o espiritual en la vejez o incluso en la proximidad de la muerte .

En lo relativo a los procedimientos aplicados en el transcurso de cada intervención , aunque puedan parecer relativamente simples y poco sofisticados , lo cierto es que tienen capacidad real a través de aportar recursos adicionales y realizar diversos sutiles ajustes sobre zonas convenientes , de producir las modificaciones requeridas en la composición , estructura , distribución y actividad funcional del sistema energético para lograr una mejora importante y especifica de la salud . Esta acción sanativa es posible gracias por un lado a las extraordinarias propiedades de la energía sutil empleada como materia prima , entre las que destacaré su enorme plasticidad y modulabilidad que le confiere suficiente flexibilidad como para adoptar múltiples configuraciones , su multifuncionalidad y versatilidad-adaptabilidad  , el hecho de que es absorbida sin sufrir modificaciones en su potencial benéfico por lo que es aprovechada en su totalidad , y también su distribución casi instantánea .Y por otro lado al alto grado de especificidad de los medios diagnósticos y sanativos con los que se cuenta , que por su sensibilidad son capaces de detectar perceptiva e intuitivamente la localización precisa de las zonas afectadas por desequilibrios y bloqueos más necesitadas de cuidado , para posteriormente ejercer selectivamente el tipo de acción beneficiosa precisa sobre ellas a través de ir cambiando durante la sesión los parámetros energéticos y el tipo de método empleado para realizar correcciones , lo que permite ofrecer un tratamiento realmente individualizado .

 Aunque me he referido hasta ahora a la efectividad obtenida en cada sesión individual como resultado directo de la labor sana-tiva profesional , quiero señalar que hay otro factor también muy relevante en los referente a la efectividad – la acción beneficiosa total lograda durante un tratamiento compuesto de varias sesiones , podría ser aún de mayor magnitud , puesto que la persona que está siendo tratada tiene a su disposición , en todo momento , la posibilidad de optar por hacer una mayor o menor aportación personal consciente al propio proceso sanativo , con arreglo al grado de compromiso que tenga , a través del empleo adecuado de su poder creativo interno instaurar otros modos de funcionamiento potencialmente más saludables , labor de autoayuda que se conoce como autosanación .