Beneficio terapéutico.

Me referiré aquí al efecto beneficioso proporcionado por la terapia que nos ocupa  , y más en concreto a características del mismo como son su magnitud , el momento de su previsible manifestación y por último su durabilidad una vez logrado este . Consideraré estos aspectos tanto desde el punto de vista de cada sesión individual como asimismo desde el caso de la posible realización de un tratamiento constituido por varias .

En lo relativo a la magnitud del impacto positivo producido durante cada acto sanativo , lo habitual es que tenga lugar una me-joría importante en el aspecto por el que se solicita ayuda aunque también a nivel global , lo que atestigua que esta terapia contribuye realmente a mejorar el estado de salud como cabría esperar de una que se precie de serlo . Los cambios introducidos en el sistema energético ejercen una acción transformativa en profundidad , que va mucho más allá de cierta alivio de la sintomatología y la mera normalización de ciertos parámetros clínico-biológicos , dependiendo el alcance del efecto logrado no solo de la productividad de la labor realizada , puesto que la actividad sanativa no consiste tan solo en un proceso de absorción y asimilación pasiva por parte del sistema energético , sino también del ulterior aprovechamiento de lo recibido . Este último factor está sobre todo en función del grado en que las mejoras sean realmente aceptadas y respaldadas por la personalidad en su conjunto , lo que incluye tanto el nivel consciente como asimismo  el inconsciente , lo que influye de forma determinante en el grado de sanación definitivo logrado .

Otro aspecto a destacar respecto a la importancia del efecto es que tiene carácter acumulativo , de modo que cuando en vez de una sesión esporádica se realizan varias sucesivas , el efecto individual de cada nueva sesión se suma a la de la anterior (es) , aunque no necesariamente aritméticamente ,  consiguiéndose de este modo una gradual potenciación , profundización y consolidación del efecto sanativo de tal magnitud que puede cambiar en un sentido muy favorable la evolución de tu enfermedad . Esto mismo sucede con la acción beneficiosa de las actividades internas (cambio de actitudes y creencias , elaboración psicológica ) y externas (prácticas espirituales o de otro tipo) con valor sanativo que puedan realizarse durante el transcurso del tratamiento como parte del trabajo de transformación interior con el que se decida respaldar la labor terapéutica .

En lo referente al momento de aparición del efecto benéfico , de que este se haga evidente y se percate uno de su existencia , aunque ello depende entre otros factores del grado de sensibilidad y de consciencia de cada persona , en general hay un efecto inicial de cierta importancia que se puede notar ya inmediatamente después de realizada la sesión , en forma de una sensación agradable de bienestar general y relajación profunda y también de ligereza debida al incremento vibratorio . Esta mejoría inicial suele ir en aumento hasta llegar a su máxima expresión de dos a tres días después de la sesión , siendo esta demora en la plena manifestación del efecto debida en primer lugar al hecho de que la cascada de modificaciones que genera el nuevo patrón de funcionamiento instaurado en el plano etérico tarda un tiempo en trasladarse a los demás niveles del sistema energético y llegar en último término al cuerpo físico , donde es ya más tangible . Aunque también tiene relación con el hecho de que a nivel psicológico a tu personalidad /ego le lleva también su tiempo hacerse consciente de los recientes cambios beneficiosos y asimilarlos o integrarlos tanto a nivel fisiológico como también cognitivo , lo que presupone primeramente  aceptarlos y permitir que se implanten y tras hacerlos propio , alinearse o posicionarse a favor de esta nueva coyuntura  interna y actuar en consonancia con ella .

En lo tocante a la permanencia del efecto logrado a través de cada intervención , este tiende a ser consistente y durable , aunque es relativamente normal que al principio pueda haber entre sesión y sesión ciertos altibajos en lo que respecta a tu estado y sintomatología , por las razones expuestas en el apartado de “incidencias “, situación que se va estabilizando paulatinamente . Si consideramos en cambio el hipotético caso de un tratamiento compuesto por varias sesiones , el grado de mejoría total obtenido tras finalizado el mismo tiende a mantenerse indefinidamente por sí mismo en la medida en que se hayan corregido los patrones mentales/ emocionales disfuncionales involucrados responsables del problema en cuestión y demás factores coexistentes relacionados con el estilo de vida que pudieran también estar afectando negativamente . Si por el contrario la labor sanativa , en la que incluyo la llevada a cabo en la intervención y la aportación de la persona que está recibiendo atención , no ha tenido la magnitud y continuidad necesarias para posibilitar que el proceso de sanación de ese aspecto en cuestión concluya en su totalidad , es posible que más adelante pudiera reactivarse la parte residual pendiente recordando así la necesidad de completarlo .

Aunque me he circunscrito hasta ahora solo a describir  las características del efecto logrado exclusivamente como resultado directo de la intervención terapéutica , en realidad en todo proceso de sanación cuenta también mucho lo que el propio interesado hace o deja de hacer en las pausas intersesión , y de hecho que si se elige en ellas contribuir conscientemente en alguna medida al proceso curativo prestando cierta atención a los estados internos y teniendo actitudes correctas a la hora de procesar las vivencias o prodigándose los autocuidados específicos o pertinentes se podría llegar incluso a lograr a mejorar el resultado obtenido previamente mediante las sesiones . Por otra parte , eventualmente también podría suceder que en este periodo de tiempo surgieran dificultades (miedo o resistencias ) que de no ser no manejadas debidamente podrían conducir a retraerse y volver en alguna medida momentáneamente al viejo patrón desadaptativo que se trata de trascender , a la “seguridad” de lo familiar , limitando así en algún grado  la acción sanadora en curso .