Sobre el ef. placebo

Una y otra vez leo en medios digitales información errónea y opiniones disparatadas sobre las medicinas alternativas en general y sobre mi disciplina en particular , que evidencian entre otras cosas un profundo desconocimiento de la materia , en las que se afirma categóricamente. que los resultados obtenidos a través de todas ellas son debidos principalmente o totalmente al efecto placebo , lo que equivale a aseverar que los procedimientos que se emplean en la intervención tienen poca o ninguna acción medicinal . Cada uno puede tener la opinion que quiera , pero parece haber un pertinaz empeño en ofrecer una visión sesgada y parcial de este tipo de medicina , haciendo hincapié en la especial importancia del efecto placebo en ellas , obviando el hecho de que éste suele eventualmente presentarse también sin ser buscado en cualquier actividad curativa , sea cual sea su índole y la naturaleza y efectividad de los medios de los que pueda servirse , y eso es algo que afecta también a la medicina alopática .

Por tal razón, no me contentaré solo con haber explicado el mecanismo de acción en el apartado contiguo , aunque ello debería ser más que suficiente como para dar este asunto por terminado , sino que abordaré en profundidad este recurrente tema de pretender circunscribir el efecto logrado a traves de esta terapia a una mera respuesta placebo . A este respecto , empezaré resaltando un hecho de enorme trascendencia,  que es que el enfoque terapéutico de esta disciplina está basado principalmente en servir como coadyuvante de distintas formas a la capacidad de autocuración de la persona a la que se brinda atención , sin buscar mayor protagonismo pretendiendo que los medios curativos externos (técnicos o de otro tipo) empleados , a pesar de que también posean una acción beneficiosa real per se , puedan poseer el total monopolio de la efectividad que pueda lograrse , es decir, mucha mayor efectividad que el poder de autoregeneración inherente del propio cuerpo . Es evidente que en semejante contexto el efecto placebo vendría a tener un significado e interpretación muy distinta a la que tiene en la biomedicina puesto que vendría a ser una manifestación espontánea del citado potencial que se está precisamente tratando de movilizar , por lo que su presencia no pondría en entredicho el valor terapéutico de esta terapia ni cuestionaría la eficacia intrínseca de los medios empleados porque se trabaja sobre la base de que el alma del propio paciente hará también una importante aportación curativa en el grado , manera y momento que estime oportuno .

Tras esta puntualización, quisiera dejar meridianamente claro que la S. Espiritual no actúa limitándose a tratar de inducir , potenciar o maximizar el efecto placebo, sino que el beneficio resultante de su empleo se debe en buena medida a que tiene notable actividad curativa lograda a través de los peculiares mecanismos ya descritos en el apartado anterior . De hecho , su acción es definitivamente distinta y además muy superior en distintos aspectos a la del fenómeno placebo , algo que avalaré a continuación con argumentos teóricos de peso que respalden mi tesis .

En primer lugar , la respuesta placebo es en principio autogenerada , se produce en esencia por sí sola y de forma inconsciente , sin necesidad de servirse de artificio o aditamento alguno , como resultado del anhelo de lograr curación , aunque puede ser potenciada conscientemente o verse favorecida por diversos factores externos de índole psicológico relacionados con el profesional o el tratamiento dando lugar a través de la interrelación mente/ cerebro con el cuerpo a efectos fisiológicos reales de carácter relativamente inespecífico .En cambio la labor sanativa aunque incluye elementos generales , como la actitud compasiva y empática y el estado alterado de conciencia , que contribuyen a crear unas condiciones propicias es realmente personalizada e incluye una intervención consciente sobre tu sistema energético subsanando selectivamente las deficiencias y trastornos que se aprecien , así como una faceta de orientación espiritual centrada específicamente en la problemática involucrada , en la que a través de procurar por distintos medios , según sean las necesidades , una profunda transformación interior se logra como consecuencia un efecto beneficioso sobre la salud .

En segundo lugar , en  lo tocante a la confiabilidad de la respuesta curativa producida , la sanación ofrece mucho mayor reproducibilidad en relación a la del efecto placebo , puesto que tanto inmediatamente después de cada sesión como en los días posteriores a la misma se produce sistemáticamente una mejoría , siendo este efecto variable en magnitud y naturaleza , puesto que las necesidades a cubrir son distintas en cada caso , pero siempre significativa y consistente mientras que la respuesta placebo es totalmente impredecible , es aleatoria y se caracteriza por una gran variabilidad individual en cuanto a su posible aparición o no , duración , magnitud y la forma específica en que se genera . Por otra parte si en vez de una sesión se aplican varias el efecto resulta más y más potenciado por la repetición de las sesiones , algo que no siempre ocurre con el efecto placebo .

En tercer lugar, desde un punto de vista cuantitativo, el grado de mejoría de la salud producido por la sanación es claramente superior al que en general se obtiene a través del efecto placebo , pues este último a pesar de ser una manifestación del inmenso poder sanador inherente a la conciencia  marca tan solo el comienzo de la respuesta auto-sanativa , es un pequeño anticipo de la capacidad de autosanación total movilizada por una predisposición  favorable. Esta respuesta sanativa generada espontáneamente es en general de magnitud limitada y claramente insuficiente para completar por sí misma la sanación , especialmente si esta es de cierta importancia . Acceder a un mayor despliegue del potencial sanativo inherente requiere conocer el empleo consciente de esta facultad y además salvar las resistencias psicológicas , algo que solo puede hacerse si se tiene capacitación y se hace una labor terapéutica consciente de autoayuda o se recibe ayuda externa especializada .

En cuarto lugar, la superioridad de esta terapia sobre el efecto placebo en términos cualitativos es incuestionable e incomparablemente mayor que la que hay en términos cuantitativos . El posible beneficio terapéutico obtenido exclusivamente mediante un efecto placebo podría conllevar cierto grado de mejoría o remisión espontánea de los síntomas , pero desde el punto de vista de la sanación sería considerada como algo poco consistente , superficial y relativamente poco duradera porque no es el resultado de una intervención sustanciosa y en profundidad sobre el núcleo causal del problema que conlleve resolver la problemática interna que ha dado lugar al mismo . La erradicación de las causas profundas , única solución verdadera , específica y definitiva no sucede jamás por sí misma de modo de modo espontáneo y automático y tan solo es posible mediante la realización de un proceso de transformación interior consciente que conlleve modificar las creencias y actitudes involucradas .

En quinto lugar , el mecanismo placebo por sí solo no sería suficiente para explicar en su totalidad el hecho de que el efecto beneficioso se produzca sistemáticamente  en todos o la mayoría de los casos y en grado importante puesto que en realidad los mecanismos psicobiológicos subyacentes implicados en este efecto no siempre actúan en un sentido favorable y como un aliado terapéutico , sino que pueden también en otros casos si las expectativas son negativas (miedos, resistencias, falta de confianza en la recuperación , etc ) tener un potencial efecto antiterapéutico y actuar de modo negativo reduciendo la efectividad  e incluso dando lugar a consecuencias adversas, lo que se conoce como efecto nocebo y la sanación es también útil en este escenario de entrada desfavorable , siempre que haya al menos cierta voluntad de sobreponerse a ellas .

Si , sin menospreciar el valor demostrativo de este conjunto de argumentos , consideramos  en último término la eficacia empírica como criterio definitivo de validez , la acción biológica  de este tipo de terapia que anteriormente tan solo podía ser atestiguada por la obtención de buenos resultados en la práctica ,lo cual no es poco refrendo o aval , ha sido también corroborada tras ser sometida a prueba mediante la realización de algunos estudios experimentales llevados a cabo de modo controlado y aleatorizado , pero dado que su número o volumen es relativamente limitado no son en realidad suficientes para que quede demostrada fehacientemente su eficacia más allá de toda duda . Pero tampoco me ha sido posible encontrar evidencias científicas bien documentadas y metodológicamente consistentes que pudieran respaldar la presunta posibilidad de que la S. espiritual en concreto pudiera supuestamente actuar exclusivamente a través del efecto placebo , así que mucho me temo que la mayoría de las afirmaciones que se hacen en este sentido son pura hipótesis , es decir , suposiciones con cierta apariencia “lógica” , basadas en investigaciones hechas previamente sobre el efecto placebo en la medicina convencional y extrapoladas sin más luego al ámbito de esta disciplina curativa , y por tanto de muy escaso valor probatorio.

En cualquier caso , llegar a conclusiones absolutamente veraces y confiables al respecto , que zanjen definitivamente este asunto de una vez por todas , requeriría en primer lugar comenzar por diseñar modelos y metodología de investigación realmente adaptados a las particularidades del contexto sanativo , así como buscar un conjunto de biomarcadores específicos para medir el efecto beneficioso de la actividad sanativa a los distintos niveles del sistema energético sobre los que actúa. Por otra parte , sería preciso además realizar muchos más estudios científicos que los efectuados hasta la fecha puesto que en realidad no se ha acometido aún en serio y de modo sostenido la tarea de investigar exhaustivamente para dilucidar en profundidad los fundamentos del mecanismo de acción de este tipo de terapia , las vías neuroendocrinas a través de las cuales actúa .

Algunas de las posibles razones por las cuales , a mi parecer , la biomedicina no se ha propuesto hasta ahora  investigar sistemáticamente mente sobre esta disciplina  serían que ello requeriría que de entrada al menos intuyese o tuviera la presunción de que su enfoque podria encerrar potencial terapéutico real y no meramente placebogénico , y también que tuviese verdadero interés por constatar la existencia y validez  de recursos curativos  que pertenecen a un paradigma distinto al suyo. Además de esto , sería preciso destinar una importante dotación económica a sufragar los enormes gastos de este particular tipo de investigación  que , en el mejor de los casos , no tendría mayor utilidad para la biomedicina en sí misma , aunque evidentemente sí que redundaría de modo beneficioso en las personas aquejadas de problemas de salud .

 

 

 

 

 

 

Elige tu idioma