Mecanismos de acción.

La S. Espiritual emplea una consistente aproximación en términos de energía /vibración y conciencia al fenómeno salud / enfermedad ,  congruente con la naturaleza real del hombre y la finalidad trascendente de la vida . Su enfoque o abordaje terapéutico se basa en la existencia y disponibilidad de un enorme potencial espiritual latente inherente al alma , que puede ser empleado conscientemente para realizar labores de autosanación personal de modo individual , pero que también es susceptible de ser usado a mayor escala y de forma más especializada para contribuir a la sanación de otras personas . Aunque esto último pueda parecer inusitado es en realidad  totalmente factible ,  puesto que a través  del correspondiente desarrollo espiritual y la debida formación puede respectivamente desarrollarse en mucho mayor grado la capacidad de acceder a esta capacidad curativa y también aprender además a utilizarla de modo efectivo .

La peculiar manera en que esta disciplina curativa produce durante su intervención su acción beneficiosa , su impacto positivo sobre la fisiología energética y el psiquismo ( funciones y procesos psicológicos) de la persona necesitada de asistencia , es actuar subyacentemente en calidad de coadyuvante de la respuesta autosanativa ya en curso instaurada previamente por su propia alma y secundada por su sistema energético , para tratar de trascender las posibles deficiencias o restricciones que se puedan padecer o sufrir en algún aspecto de la salud o ámbito personal . Lo que se pretende a través de la labor curativa es respaldar y potenciar la susodicha capacidad innata y posibilitar asimismo en mayor grado su despliegue despejando los obstáculos (bloqueos) que lo impiden , puesto que ella es precisamente el agente sanador principal y rector de todo el proceso curativo .  Esto puede hacerse tanto por medio de la labor energética , en la cual se procura mejorar directamente el funcionamiento del vehículo energético , como también favoreciendo una transformación psicológica y espiritual que conlleve mayor autenticidad , congruencia y en suma amor por uno mismo , en la que la persona interesada tiene sin dudas un mayor protagonismo .

Aunque el tipo mecanismo involucrado en cada una de estas formas de tratamiento es distinto , ambas tienen en común el hecho de que se recurre en primer lugar al alma de ambos participantes para recabar la importante ayuda necesaria para poder realizar la actividad sanadora , puesto que precisamente en ella radica todo potencial espiritual inherente y por ende el de auto-transformación del paciente y también las capacidades intuitivas y de percepción extrasensorial del sanador y los variados recursos espirituales que recaba y que posibilitan que realmente pueda ofrecer asistencia . Este último , tras conectar más plenamente y de modo cuasi-instantáneo con ella , lo que se traduce en un profundo sentimiento de unidad , compasión y empatía , irradia este mismo estado modificado de conciencia a su cliente y tras esta actividad preliminar preparatoria de capital importancia puede ya proceder a realizar la labor de cuidado propiamente dicha , en la cual ambas almas en total comunión trabajan al unísono durante toda la intervención haciendo así posible que la sanación suceda .

1.La labor de manipulación energética  .

Dado que la disciplina  a la que nos estamos refiriendo es una terapia de biocampo , término que alude al complejo campo energético anexo al cuerpo físico  , y de naturaleza similar a la electromagnética , subsiguientemente esta faceta del trabajo terapéutico se desarrolla sobre el mismo valiéndose de las cualidades inherentes de plasticidad y maleabilidad que le caracterizan . Mediante el empleo consciente de una revitalizadora transferencia de energía y la aplicación intencional de diversos procedimientos on los que puede modular y reajustar selectivamente , conforme proceda , distintos aspectos y parámetros (cantidad , calidad , fluidez circulatoria , distribución ) de la energía vital se pueden generar cambios favorables en la fisiología energética  . Estas modificaciones de carácter beneficioso  suponen la corrección de los posibles desequilibrios y desarmonías funcionales existentes que pudieran haber estado interfiriendo en su operatividad con la consiguiente mejora del estado de funcionamiento del vehículo energético / físico , y de resultas de ello también una reducción de la sintomatología acompañante  , de modo que pueda estar en condiciones de sostener y manifestar un nivel de conciencia más elevado  , lo que por descontado conlleva mayor salud integral .

La actividad sanativa a la que estoy siempre aludiendo se efectúa en su mayor parte sobre el “sistema de chakras “, constituido por 7 centros sutiles hiperespecializados , dispuestos verticalmente en la línea media del cuerpo .  Este conjunto de vórtices energéticos es de la mayor importancia desde un punto de vista fisiológico , pues además de ser un indicador fiable que revelan el estado de desempeño funcional de los distintos órganos y sistemas asociados viene a ser también el cuadro de mandos y de control general , y por tanto es el lugar más idóneo sobre el que actuar  a la hora de tratar de lograr modificaciones beneficiosas sobre determinadas partes del sistema energético o sobre la totalidad del mismo , según sean los requerimientos . El nuevo patrón de actividad más saludable resultante de los ajustes realizados en su modo de funcionamiento es trasladado seguidamente y de modo automático al resto del cuerpoo sirviéndose para ello de la mediación del sistema neuroendocrino con el que el susodicho sistema tiene una estrecha conexión .

2.-La faceta orientativa .

La razón de que esta particular modalidad de intervención , en la que la persona atendida tiene un mayor protagonismo , y que se ocupa principalmente de modular las funciones psicológicas , deba también ser efectuada es doble . Por una parte , está el hecho de que aunque la labor energética mencionada más arriba conlleva también de por sí la correspondiente elevación del nivel de conciencia , esta no es suficiente por sí misma para obtener una “sanación” profunda y definitiva si no se corrige además el singular y disfuncional modo de pensar, sentir y actuar que está causando trastornos y resultando perjudicial para la salud . De hecho , aunque pudiera lograrse cierta mejora de la situación en virtud de la acción curativa de procedimientos específicos  , seguiría recreándose indefinidamente el desequilibrio interior en cuestión . Por otro lado ,  lograr ese cambio cognitivo significativo  es algo que solo puede ser realizado por el propio interesado y mediante su cooperación activa , de ahí la necesidad de ayudar a la persona a la que se ofrece atención a comprender mejor su forma de ser en el aspecto problemático y a enseñarle a jugar el papel de mediador consciente de su propio proceso curativo .

Este enfoque curativo se basa en el hecho de que el ser humano es en primer lugar y ante todo conciencia , y por tanto el estado y funcionamiento del sistema energético y el grado de salud del mismo así como las capacidades despiertas en un momento dado son la expresión del nivel de la misma . Por tal razón lograr un nivel de conciencia más elevado a través de un correcto afrontamiento de la problemática existente y la progresiva realización de la pertinente renovación o transformación positiva y profunda en el aspecto de la personalidad causante de los desarreglos funcionales presentes , debido a la estrecha e inseparable interacción recíproca o bidireccional entre la actividad psíquica y la fisiología energética y orgánica , se puede ejercer una importante influencia beneficiosa o favorable sobre estas últimas  ,  revirtiendo asi las posibles repercusiones negativas que pudieran haber sufrido .

Por último , y hablando ahora ya en términos generales , me parece relevante señalar una característica realmente original y exclusiva de esta modalidad curativa, y que es que la intervención sanativa puede ser realizada indistintamente tanto presencialmente , en proximidad física con la persona que se está tratando y más o menos directamente sobre su campo energético , como igualmente de modo remoto sobre alguien alejado espacialmente del terapeuta , consiguiéndose en ambos casos a través de los mecanismos de acción citados más arriba igual o en todo caso muy similar acción curativa tanto en términos cualitativos como cuantitativos .

 

Elige tu idioma