Fundamentos

La sanación espiritual es una forma de entender y practicar la curación basada en los siguientes principios o postulados :

 Aspectos generales .

— La realidad en sentido amplio es unitaria , es un Todo Multi-pandimensional o totalidad indivisible y continua .

Aunque en una primera aproximación superficial se tenga la concepción-impresión ilusoria , debido a limitaciones inherentes a los sentidos ordinarios y a la excesiva identificación con el ego y su acusado sentido de la individualidad , de que las personas están separadas entre sí,de modo que la  piel sería  el límite externo que separa el cuerpo del entorno , a nivel profundo hay una unidad indivisible entre todos los seres que han partido o provienen de la misma Fuente independientemente de su aspecto externo y naturaleza  .

Así pues , a pesar de la aparente separatividad , hay una interconectividad entre todas las formas de energía /conciencia que lo componen , siendo el campo energético universal que las permea e interpenetra también todo intersticio , la interfaz que las conecta entre sí y lo mantiene cohesionado y unificado . De hecho, el campo energético humano se prolonga más allá de los límites del cuerpo físico integrándose sin solución de continuidad con el CEU , del cual forma parte indisoluble y depende tanto para sobrevivir como para tener vivencias que contribuyan a su aprendizaje . Esa interdependencia conlleva que todo lo que piensa , siente y hace el hombre afecta de modo favorable o perjudicial tanto al entorno circundante próximo como por extensión también al binomio humanidad/planeta , y es además la que posibilita que sea factible realizar sanación a distancia.

— El ser humano bajo su apariencia mayormente física es un ser constituido sobre todo por energía , de naturaleza electromagnética .

Este tipo de terapia tiene una concepción o enfoque energético/ vibracional de la realidad en sentido amplio , de modo que contempla , comprende y explica la vida , el ser humano en lo tocante a la constitución  de su cuerpo , el fenómeno  salud / enfermedad, y el desarrollo espiritual en términos .de energía . Todo cuanto existe y forma parte de la realidad en un sentido metafísico (más amplio que el de la ciencia), tanto si presenta externamente aspecto material como si por el contrario por ser inmaterial es invisible , incapaz de ser percibido por los sentidos ordinarios , tiene indefectiblemente naturaleza energética sutil .

El hombre no es una excepción a este respecto , y en consonancia con su esencia espiritual emplea para manifestarse en este plano dimensional un vehículo que a pesar su aspecto físico , es también y sobre todo de naturaleza inmaterial , en el que la energía vital con su componente de información asociado , es el sustrato subyacente a su composición , forma  / estructura y los distintos tipos de actividades internas (fisiológicas y psicológicas ) y externas que realiza . La importante cantidad de energía empleada para estos menesteres es obtenida de modo ininterrumpido desde el exterior , bien absorbida directamente del campo energético universal a través de los chakras , o extraída del aire o de los nutrientes que poseen los alimentos a través de los procesos de respiración o de digestión respectivamente .

— Hay una conexión-relación estrecha- íntima y permanente entre mente , cuerpo y entorno.

El ser humano a través de su incesante flujo de actividad psíquica subjetiva manipula o transforma de modo ininterrumpido , bien sea consciente o inconscientemente , su energía vital en el sentido que considera más conveniente con arreglo a su criterio personal . Las energías generadas resultantes se van incorporando simultáneamente al sistema renovando gradualmente su composición , estructura , organización, y modo funcional , y dando lugar tanto a su particular realidad interna ( sistema energético /cuerpo físico , psiquismo ) como también por extensión su entorno próximo (circunstancias , situaciones, eventos ) . Puede pues afirmarse que se va construyendo el cuerpo y la propia realidad diariamente de modo autógeno. 

Hablando en términos de salud-enfermedad , la actividad creativa psicológica no solo influye o afecta en alguna medida según su calidad al estado de salud , en un sentido positivo (salutogénico ) de apoyar la salud o promover la curación  o por el contrario en un sentido patogénico de contribuir al origen y posterior desarrollo de la enfermedad , sino que en realidad el estado y modo de funcionamiento mental/ emocional llega hasta el punto incluso de ser un factor determinante del mismo.

 

  Cualidades relevantes del vehículo físico/ energético del ser humano .

El sistema energético desde un punto de vista fisiológico es una unidad funcional . El cuerpo , considerando este término en un sentido mucho más amplio que el que se le atribuye habitualmente , es un organismo biológico o biosistema complejo y heterogéneo constituido por diversos componentes individuales diferenciados entre sí en términos morfológicos y fisiológicos , lo que hace posible que sean capaces de realizar funciones muy especializadas . Pero a pesar de que cada uno de estos elementos integrantes que forman el conjunto goza de cierta autonomía en cuanto a su cometido especifico , debido a que están interconectados entre sí y dispuestos en varios niveles de organización jerárquica , interactúan funcionalmente de modo coordinado y sincronizado , por lo que se  comportan en realidad de modo unitario .

 Hay una relación cooperativa y de mutuo sostén entre los diversos centros y estructuras energéticas que componen el sistema energético , de modo que cuando una parte sufre un desequilibrio o perturbación y por el motivo que sea no puede subsanarlo de forma más o menos inmediata por sí misma , otras  zonas del sistema más fuertes o saludables renuncian a una parte de su nivel de perfección funcional en beneficio del conjunto y de forma solidaria le prestan energía vital y/o  realizan temporalmente funciones de apoyo , lo que además de favorecer su pronto restablecimiento atenúa también las posibles repercusiones perjudiciales a nivel global derivadas del mismo .

 Posee una enorme adaptabilidad , que desde un punto de vista puramente fisiológico supone la capacidad de realizar automáticamente los ajustes internos necesarios  en la composición , estructura o modo de funcionamiento para acomodarse o amoldarse del mejor modo mas conveniente a la variabilidad de las condiciones del medio o entorno circundante .  A nivel psicológico sería la cualidad , relacionada con la flexibilidad y la tolerancia a la frustración , que posibilita responder  adecuada y eficientemente a situaciones ambientales limitantes o desfavorables , a través de cambiar conscientemente  la propia perspectiva y como consecuencia el modo de afrontamiento y/o bien emprendiendo acciones que modifiquen específicamente el contexto para que sea más amigable. Esta propiedad tiene gran importancia en términos de supervivencia física , pero también en términos de resolución de problemas y en los procesos madurativos y sanativos .  

 El sistema energético monitoriza continuamente su propio estado y desempeño funcional . Dispone para ello de  un sistema de sensores muy sensibles y de una retroalimentación negativa rápida que le proporciona información en tiempo real sobre distintos parámetros fisiológicos , lo que además de permitirle coordinar eficientemente las distintas funciones vitales posibilita que pueda detectar cualquier posible sutil anomalía existente y ponerse a corregirla seguidamente . En este segundo caso , es capaz de realizar de modo autónomo las acciones necesarias para corregirla puesto que cuenta , como veremos en los dos próximos apartados, con los mecanismos idóneos para mantener el sistema en el mejor estado posible , tanto en términos de integridad como de capacidad funcional .

Dispone de la asombrosa propiedad de curarse a sí mismo a todos los niveles , lo que le permite contrarrestar en cierta medida el natural desgaste y degradación originado por su constante uso , así como el deterioro producido ocasionalmente por accidentes o enfermedades . Esta innata facultad , que por ser intrínseca le acompaña a lo largo de toda su vida , e incluye la capacidad de renovación o rejuvenecimiento periódico  en condiciones normales pero engloba también la capacidad de restablecer o mejorar en mayor o menor grado la estructura y funcionalidad de cualquier parte , órgano o sistema que pudiera resultar dañado en caso de lesión . Cuando este mecanismo fisiológico logra una restauración o reconstrucción perfecta ( restitutio ad integrum) hablaríamos de ”regeneración” mientras que cuando lo que consigue es una mera reparación por reemplazo de la parte afectada por tejido de relleno se designaría como cicatrización “. Una particularidad digna de mención de esta capacidad es que puede ser facilitada conscientemente a través de emprender acciones internas (cambios cognitivos a nivel psicológico) y también externas (adopción de un estilo de vida más saludable , intervención terapéutica)  , lo que viene a potenciar o reforzar la magnitud y eficiencia de la respuesta autocurativa .

 Está provisto además  de un par de capacidades internas protectoras adicionales . Por un lado estaría su sistema defensivo , cuya primera línea externa es el aura., que desempeña una función de protección reduciendo el posible riesgo de penetración de factores patógenos externos . Por otro lado se encontraría la c. de autorregulación , que rige y coordina todas y cada una de las actividades fisiológicas internas , y cuyo cometido es tratar de contrarrestar o amortiguar el impacto desfavorable causado por estímulos e influencias perturbadores a través de realizar los correspondientes ajustes en el nivel de actividad funcional de los distintos órganos y sistema con vistas a conservar el medio interno relativamente estable, equilibrado .

— El sist energético/cognitivo , tiene un infinito potencial de reserva latente , tanto a nivel perceptivo y de interacción ,como también de prestaciones funcionales . El susodicho potencial está a disposición de cualquiera (todo el mundo) a condición de ir avanzando gradualmente en lo relativo al desarrollo espiritual .  De modo que el grado de acceso y manifestación de esta capacidad logrado en un momento dado está  limitado y condicionado por el nivel de conciencia que se posea , siendo en términos generales siempre muy inferior cualitativa y cuantitativamente hablando ,al potencial total al que me he referido antes .

  El estudio y comprensión de los diversos aspectos de la enfermedad y también su abordaje curativo se basan en principios energéticos y no en aspectos físico-químicos o mecánicos  .

La disciplina que nos ocupa , en su aproximación al proceso salud/enfermedad parte de una triple premisa .

 Primeramente , considera que existen  diversos cuerpos sutiles anexos al cuerpo físico dotados de distintas estructuras y centros por su considerable número y por las importantes funciones que desempeñan son realmente el constituyente principal y el de más peso específico de la totalidad de la persona . Son pues mucho más representativos en términos de nivel de salud  que el cuerpo más denso , lo cual se ve refrendado inequívocamente por el hecho de que la anatomía , morfología y características funcionales de este último están determinadas por las de sus homólogos espirituales . Ni que decir tiene que por ello también juegan necesariamente un papel crucial en todo proceso de sanación .

En segundo lugar , constata que todo problema de salud tiene en realidad sustrato energético e incluso bastante antes de manifestarse de forma tangible como patología ya va precedido por la aparición del correspondiente desequilibrio , trastornos o desorganización bien del funcionamiento de los centros energéticos , obstrucción del flujo de energía vital  y su distribución y/o desvitalización producido por diversos posibles factores , que si se prolonga a lo largo del tiempo acabará afectando también invariablemente al cuerpo físico . Por tal razón este tipo de terapia concede una extraordinaria importancia a modificar el terreno energético que subyace bajo la entidad clínico-semiológica denominada  “enfermedad” .

 En tercer lugar  , la mayoría de los desequilibrios internos que se albergan o de los impedimentos externos que dificultan atender las propias necesidades , salvo los que hayan podido ser asumidos previamente a encarnar por el alma con un fin de aprendizaje , son en realidad autolimitaciones creadas por uno mismo , y no restricciones intrínsecas de la realidad de carácter permanente e inmutable . Dado que todos estos aspectos no tienen existencia independiente y propia , sino que son solo el fiel reflejo de la calidad de los sucesivos estados psicológicos internos a la naturaleza de patrones psicológicos,  pueden en principio ser trascendidas a través del correspondiente proceso de transformación .  Estaríamos aquí hablando  de capacidad de reparación sino de crear una realidad nueva mediante el empleo de la conciencia , me referiría en concreto a que la capacidad creativa de cada persona puede ser empleada tambien para curarse  puesto que  subir el nivel de conciencia conlleva automáticamente una regeneración no solo a  nivel biológico ( físico) ,sino también a nivel psicológico y espiritual

 Y por último , repara en el hecho de que a pesar de que buena parte de los retos que se estén afrontando , relativos a la salud o bien a los problemas en otros ámbitos personales parezcan insalvables debido a su magnitud o dificultad , lo cierto es que toda persona dispone en su interior de recursos suficientes, unos ya desarrollados y de disponibilidad inmediata y otros aún en estado potencial a nivel álmico pero susceptibles de ser desplegados conscientemente , como para hacer una importante contribución a la mejora de cualquier condición disfuncional interna o bien subsanar y cualquier aspecto deficiente o problemático de la realidad externa , lo que no excluye en modo alguno la posibilidad de solicitar además ayuda profesional .

   El sistema energético humano puede ser modificado intencionalmente con fines terapéuticos y preventivos .

 La S. Espiritual es una terapia de “biocampo” y como cabe esperar se sirve de la manipulación intencional de diversos aspectos y parámetros del campo de energía como medio para regular las funciones y procesos fisiológicos que puedan estar alterados o comprometidos y en consecuencia influir sobre el estado de salud en un sentido beneficioso o de mejora del mismo . Este tipo de intervención curativa puede ser efectuado tanto “desde fuera” por el sanador como incluso por el propio usuario en determinadas condiciones , gracias al aprovechamiento de las distintas propiedades inherentes que poseen las energías no convencionales y que paso a describir seguidamente .

Los distintos tipos de energía sutil involucradas en la sanación  tiene un potencial intrínseco de transmutación . Tanto la “energía vital” saludable , como las distintas formas de energía de baja vibración que han sufrido cierta degradación cualitativa o que debido a su confinamiento han constituido bloqueos y que por tanto interfieren en la circulación energética causando trastornos y la “energía sanativa”  de alto valor biológico aportada por la propia alma de la persona o por una fuente externa (el sanador) , son susceptibles de cambiar de naturaleza y características . Esto además de tener gran relevancia en términos de desarrollo espiritual , puesto que posibilita el hecho de poder ir logrando niveles de conciencia cada vez mayores , la tiene también en términos de curación , puesto que la energía “enferma” puede ser transformada tanto en términos cualitativos como también cuantitativos por el sanador , siempre naturalmente en un sentido de elevación de la tasa vibratoria .

El alto grado de plasticidad inherente a las citadas energias hace posible que pueda ser manipulada o modulada con relativa facilidad: El hecho de que el sistema energético posea naturaleza energética le convierte en extremadamente dúctil y moldeable  , lo cual permite que vaya efectuando en tiempo real los correspondientes cambios necesarios para ir secundado las sucesivas modificaciones del estado de ánimo y de  las formas de ver la realidad de la persona , lo que lo convierte en un entorno de aprendizaje y posibilita además la maduración psicoespiritual .Por otro lado , le hace susceptible de ser remodelado y de experimentar cambios significativos a nivel de estructura , organización y función como resultado de los estímulos producidos por la actividad terapéutica del sanador.

Debido a su extraordinaria versatilidad , el sistema cognitivo/energético es capaz de adoptar a nivel psicológico múltiples distintas creencias y actitudes , que se manifiestan en las correspondientes configuraciones energéticas . Toda intención firme , consciente y sostenida de modificar su modo de funcionamiento en algún aspecto y grado tiende a prevalecer sobre cualquier patrón erróneo o limitante disfuncional establecido anteriormente , lo cual permite que la persona pueda renovarse y evolucionar hacia un mayor nivel  de conciencia y permite por otro lado que el sanador pueda actuar sobre él en un sentido terapéutico procurándole un modo de funcionamiento más vigoroso , equilibrado y armonioso.

La enorme permeabilidad (penetrabilidad) y conductividad del sistema energético, confirmada por el hecho de que  desde un punto de vista químico el cuerpo es una solución electrolítica , unida a la inherente característica de transmisibilidad de las energías sutiles , posibilita que la energía sanativa pueda ser dirigida y proyectada (transferida) conscientemente mediante herramientas como la atención , la intención , la imaginación o  las manos . a zonas muy concretas del sistema energético en las que es necesaria su presencia ,o desplazada en su interior de un lugar a otro  . Pero cabe tambien la posibilidad de realizar finos ajustes selectivos  a traves de los cuales pueden incluso ejercerse acciones muy específicas sobre determinadas funciones vitales que puedan precisar rectificación

Hay un continuo e ininterrumpido intercambio bidireccional de energía e información entre las distintas partes y niveles del sistema . Esta profunda interconectividad además de facilitar la interacción entre ellas y favorecer su coordinación funcional , conlleva también que cada una de ellas ejerce continuamente influencia o impacto favorableo desfavorable sobre todas las demás acorde con su estado y calidad funcional . Este fenómeno por un lado juega un importante en el desarrollo y propagación interna de desequilibrios , posibilitando por ejemplo que los trastornos psiquicos puedan eventualmente causar bloqueos en los cuerpos sutiles y estos acaben a su vez afectando finalmente al cuerpo físico y se traduzcan en patología . Pero por otra parte , es también el responsable de que las precisas y selectivas modificaciones beneficiosas efectuadas sobre el cuerpo etérico durante el transcurso de la sesión se propaguen al resto del ser

 

 

 

 

Elige tu idioma