Por qué es necesario su empleo

Es inevitable que el ser humano , inmerso aún en su proceso evolutivo de aprendizaje en pos de lograr no solo la madurez psicológica sino en último término la Automaestría , es decir , la facultad de usar de forma consciente , responsable y efectiva la totalidad de sus potencialidades espirituales inherentes , pueda resultar a menudo afectado desfavorablemente por energías de distinta naturaleza creadas directamente en su interior como resultado de su propia actividad psíquica , cuando esta es poco amigable , e igualmente por otras de origen externo a las que se ve expuesto en su continua interacción con el entorno interpersonal familiar o social. Estos factores causales tienen un trasfondo variado que engloba primeramente la importante influencia condicionante de los traumas y carencias afectivas sufridos en edades tempranas , luego una comprensión deficiente y distorsionada de la naturaleza y modo de funcionamiento de la realidad y de la finalidad trascendente de la vida causado por la identificación con el ego por falta de consciencia y discernimiento , la ignorancia respecto al empleo apropiado y respetuoso de las distintas capacidades de la mente y el cuerpo , la sistemática resistencia a aceptar todo tipo de circunstancias existenciales y transformarse a través de ellas , y finalmente el hecho de que el aprendizaje conlleve siempre cierto grado de ensayo/ error .

Las energías resultantes producidas o las absorbidas , son susceptibles a través de diversos mecanismos , acordes a su particular índole , de afectar desfavorablemente a la composición y fisiología del sistema energético , trastocando su equilibrio interno y produciendo trastornos de la circulacion energética (bloqueos) bloqueos y de la actividad funcional de chakras , subsistemas y orgasnos de importancia variable -y malestar de magnitud e intensidad , dificultando el desarrollo espiritual y conduciendo a enfermedades . Si bien el citado sistema  es relativamente autónomo efectuando labores de automantenimiento gracias a la eficaz acción benéfica de sus mecanismos protectores , responsables de su notable resistencia , que le facultan para asumir un grado importante de desequilibrio durante un considerable periodo de tiempo , y potencial de recuperación yno es ni mucho menos  totalmente autosuficiente en este sentido y es incapaz por sí mismo de prevenir o subsanar siempre y en su totalidad todos los posibles desarreglos o el deterioro que pudieran producirse en él , especialmente si se encuentra ya en un estado de desequilibrio y/o debilidad . Por tal razón  , algunas de estas alteraciones por su magnitud y/o la persistencia del factor causal acaban rebasando en ocasiones la capacidad del sistema de neutralizarlas dando lugar a trastornos y sintomatología  acusados y duraderos en el tiempo . Ante este estado de cosas habría distintas posibles formas de abordar y tratar de atajar el problema surgido.

Lo más habitual es que se comience tomando medidas paliativas básicas  por cuenta propia , del tipo de analgésicos o remedios caseros , que por su carácter beneficioso pudieran en el mejor de los casos aliviar los síntomas y mejorar el estado o condición disfuncional incipiente en un corto periodo de tiempio en el caso de que se trate de una afección leve o puntual . Pero es improbable que estas medidas relativamente inespecíficas y por tanto no del todo apropiadas resulten suficientemente efectivas por sí mismas , junto con la respuesta del propio sistema energético , para  revertir por completo el problema de salud si este es de cierta importancia  , de modo que podría requerirse además algún ajuste en el estilo de vida y la realización de actividades de autoasistencia psicológica  y espiritual de cierta importancia , e incluso adicionalmente el posible concurso de un profesional de la salud que contribuya de forma más determinante  a facilitar el proceso sanativo para lograr lo antes posible una total recuperación. 

En lo que se refiere a la posibilidad de realizar tareas de sanación de modo autónomo , lo que tiene mucho mayor alcance y profundidad que prodigarse unos modestos , aunque también valiosos autocuidados , es algo en principio perfectamente factible y de hecho toda persona , dispuesta a asumir en mayor grado la responsabilidad por el cuidado de la propia salud , tiene siempre a su disposición la posibilidad de sanarse a sí mismo espiritualmente “hasta cierto punto” del desequilibrio que pueda padecer de forma autónoma y sin necesidad de ser terapeuta ni nada parecido , a través de emplear conscientemente los recursos psicológicos, espirituales y energéticos ya disponibles y recabar otros adicionales de su alma . Pero ser capaz de emplear este sistema de modo realmente efectivo , requiere cuando menos haber desarrollado la capacidad de generar a voluntad y por el tiempo necesario un espacio curativo interior presidido por el amor incondicional y también el poseer ciertas habilidades cognitivas y metacognitivas y de manejo emocional , competencias que no todo el mundo ha cultivado . sin menoscabo de la enorme importancia que concedo a que se divulgue el concepto de que todo el mundo puede hacer labores de autosanación consciente y se enseñe la forma de hacerlas .

No obstante , incluso disponiendo de cierta desenvoltura en lo referente a realizar labor interior individual , de todas formas puede ser necesario ocasionalmente solicitar asistencia especializada de índole sanativo que la complemente por varias razones . La primera porque en períodos agudos se precisa recibir una ayuda inmediata y la demanda es de tal cuantía que suele exceder en mucho puntualmente los recursos  internos susceptibles de ser movilizados en seguida para afrontarlas , hay que tener en cuenta que la la labor autosanativa es de modo natural un proceso más lento y tarda un tiempo endar sus frutos ; por otra parte , en los períodos intermedios de la enfermedad , la capacidad real de autoayuda puede no ser suficiente en la práctica para cubrir la totalidad de las necesidades curativas en el aspecto que se trata de mejorar . En segundo lugar, porque puede precisarse asesoramiento y supervisión  para suplir la posible falta de comprension de la naturaleza del problema al que uno se enfrenta o a la carencia de conocimiento técnico sobre la forma concreta de emplear de modo específico  el potencial sanativo inherente a la conciencia o sobre cómo salvar las resistencias al proceso . Y finalmente porque solicitar ayuda profesional puede acelerar considerablemente el proceso de sanación

Si se diera el caso de que estuvieras considerando la posibilidad de servirte de alguna modalidad terapéutica de las muchas existentes en la actualidad para tratar de dar una respuesta más contundente y resolutiva a tu problema de salud , ten en cuenta que en realidad no todas ellas son igualmente idóneas y específicas para lo que pueda ocurrirte en un momento dado . Debes saber también que tampoco aportan exactamente lo mismo , sino que de hecho  cada una en particular es capaz de contribuir aportando algo realmente especial que hace que no pueda ser reemplazada totalmente por ninguna otra .

✓ En primer lugar , conservar la salud integral requiere que los distintos tipos de estados de ánimo inarmónicos generados por la actividad psíquica relacionada con las vivencias diarias sean regularmente elaborados e integrados psicológicamente de modo conveniente por la propia persona en lugar de censurarlos  ,  rechazarlos y reprimirlos  mediante el empleo de mecanismos de defensa para tratar de atenuar cuanto antes el sentimiento de malestar involucrado y ahorrase además la molestia de afrontarlo y procesarlo . Esto es algo que en general no suele hacerse porque se desconoce la necesidad de reciclarlas , por la falta de consciencia de los propios procesos internos y/o debido a que se ignora el modo de hacerlo , o bien porque no se ha adquirido aún el compromiso de   dedicar cierto tiempo cotidianamente  a efectuar este tipo de trabajo interior . Como resultado de ello , estas energías a lo largo del tiempo se van acumulando en el sistema energético constituyendo reservorios , donde quedan recluidas indefinidamente de modo latente pero afectando negativamente a su funcionamiento causando bloqueos y desarreglos a distintos niveles y hasta patología , y dificultando o además el desarrollo espiritual . Por si esto fuera poco , una vez que este material conflictivo inconcluso es relegado al subconsciente queda olvidado , excluido del campo de la conciencia ,  y aunque más adelante se intuyera su presencia se tornaría difícil recuperarlo para procesarlo conscientemente puesto que se ha perdido el nexo de unión con él .

✓ Por otro lado , como parte del proceso de maduración psicológica y espiritual  , a medida que se va siendo más consciente de la validez y utilidad real de los patrones de personalidad  y de conducta que se emplean habitualmente y uno se siente además preparado para hacerlo , deben dejarse atrás gradualmente los que se consideren limitantes o destructivos y sustituirlos por otros mas adaptatvos y maduros  . De lo contrario , estas obsoletas configuraciones psíquicas , pero con sustrato energético , procedentes a menudo de la infancia y adolescencia y basadas en el control y la defensa como forma de conjurar el temor y la herida de separación del amor , seguirían manifestándose automaticamente por defecto limitando la conexión con el ser interior y frenando innecesariamente el avance . El inconveniente a salvar en este asunto radica en que el proceso de invalidación y subsiguiente reprogramación con modos nuevos de funcionamiento más alineados o en armonía con el alma , que puedan con llevar nuevas y mayores posibilidades y por ende un mayor empoderamiento , no es totalmente automático como lo es la maduración biológica y solo puede ser hecho conscientemente por cada persona . Y dado que llevar a cabo esta reestructuración cognitiva conlleva en ciertas etapas de la misma una innegable dificultad y complejidad  ,  puede ser necesario en tales ocasiones recibir además ayuda técnica y apoyo emocional  .

Finalmente , las disciplinas terapéuticas  que en su labor curativa se centran o enfocan fundamentamente en actuar solo a algún nivel del organismo ( bioquímico , musculoesquelético, etc  ) mediante el empleo de agentes físicos manuales , químicos o instrumentales entre otros , pueden mitigar relativamente bien la molesta sintomatología existente y lograr cierta normalización del funcionamiento fisiológico , lo que se conoce como “curación” , lo que supone obviamente una mejora de la salud física o biológica . Pero este tipo de atención en bastantes casos podria no ser suficiente para cubrir la totalidad de las necesidades de salud puesto que por ej. no se ocupa sistemáticamente de atender el malestar psicológico asociado al problema en cuestión , así que si lo que se pretende es lograr una mejor salud integral , se debería considerar la posibilidad de complementar cualquiera de las modalidades curativas mencionadas con el empleo de una terapia de carácter holístico . La S. Espiritual considera la salud y el bienestar como el resultado  natural de tener equilibrio psicologico y vivir congruentemente con la propia esencia , por lo que sin descuidar el aspecto físico se ocupa también de cubrir las necesidades relacionadas con los demás planos del ser (mental , emocional, o espiritual) , que también requieren los correspondientes cuidados puesto que su estado repercute sobremanera tanto directamente a nivel psicologico como asimismo sobre el cuerpo físico . Por tanto , lograr identificar y corregir los rasgos o aspectos  de la personalidad que están siendo perjudiciales atraves de adoptar mejores actitudes y estrategias de afrontamiento para responder al problema de salud que se padece padece tiene una gran importancia , y por otra parte dejar de hacer eso podria limitar considerablemente el grado de curación factible de ser obtenido por otros medios . 

 

Elige tu idioma